Ya escribimos un artículo sobre qué llevar en tu mochila para hacer senderismo en otoño y también en verano, en el cual recomendábamos llevar la comida necesaria no solo para la travesía, si no un poquito más por si fuera necesario. Hoy vamos a ahondar en algunos tipos de snacks y tentempiés que son ideales para cuando vas de ruta senderista – ya sea por su aporte calórico, por el poco espacio que ocupan o porque se mantienen en buen estado a pesar de las inclemencias meteorológicas.

Fruta de temporada

Fácil de conseguir y a buen precio, la fruta no ocupa mucho espacio y es una gran fuente de fibra, vitaminas, minerales y azúcares necesarios para recobrar energía de forma rápida. Además, la mayoría de fruta ya lleva su propio envoltorio (la piel), por lo que no tienes que malgastar plásticos o papeles. Eso sí, según la fruta necesitarás un cuchillo para pelarla. Los cítricos como mandarinas y naranjas son ideales, también las manzanas, peras, plátanos o kiwis. La sandía o el melón cortado a dados y guardado en un tupper pequeñito también es una buena forma de refrescarse en verano.

Bocadillos y sándwiches

Un bocadillo es esencial para la hora de la comida; te llena y te ayuda a recobrar fuerzas. Evita ingredientes que puedan estropearse con el calor (como la mayonesa), o que sean muy húmedos y te dejen el pan blando. Un sándwich vegetal con lechuga, tomate, pepino, huevo duro, atún es perfecto. El jamón y queso tampoco te fallarán nunca. Puedes optar por las salchichas, butifarras o las tortillas francesas, pero mejor si dejas que el aceite se absorba un poco (en una servilleta de papel, por ejemplo) para que el pan no quede muy blando.

Nueces, frutos secos y semillas

Es mejor comprarlos pelados, por la facilidad de comerlo y que ocuparán menos espacio. Pero está demostrado que este tipo de alimentos (las nueces son muy típicas como snack para senderistas) aportan una serie de vitaminas, minerales y carbohidratos esenciales para dar energía a nuestro cuerpo en nuestras rutas de trekking. Puedes ir picando durante el camino para asegurar que tienes un aporte de liberación lenta de energía durante la aventura.

Cecina o carnes encurtidas

La cecina, carne deshidratada normalmente de vacuno, es un snack perfecto para los senderistas que quieren un aporte calórico alto con un toque dulce, pues las hay de mil sabores. Por otro lado, fuets o longanizas, que puedes partir fácilmente con la mano o un cuchillo, también cumplirían la misma función.

Barritas energéticas de avena

Saladas o dulces, con fruta o chocolate, muy compactas y apenas ocupan espacio, es una opción muy válida para llevar encima y las encontrarás en muchos supermercados o tiendas especializadas. En Internet encontrarás también muchas recetas para hacerte en casa las barritas de avena, a tu gusto y con tus ingredientes favoritos. Liberan energía lentamente para ayudarte a aguantar todo el día. Recuerda que si llevan envoltorios de plástico, deberían volver a tu mochila y no quedarse en la montaña, que son muy contaminantes y peligrosos para la fauna local.

¿Se te ocurren más ideas de snacks sencillos y útiles para tus rutas de senderismo? ¡Cuéntanoslas!