Llegado el invierno, muchas personas miran con recelo las bajas temperaturas, la reducción de las horas de luz, la niebla, la lluvia… pero estas circunstancias no deben ser algo que impida disfrutar del running. Eso sí, hay que prepararse bien. Vamos a hablar de una serie de recomendaciones para que el running siga siendo vuestra actividad favorita en invierno.

1.  ¿Qué me pongo para hacer running en invierno?

La respuesta parece obvia, pero es necesario matizar que hay que abrigarse. La percepción que tenemos de la temperatura varía entre 10 y 15 grados por encima de la real cuando estamos corriendo, puede que más si tenemos en cuenta factores como la masa corporal, la distancia de nuestro recorrido o el ritmo que llevemos.

 

Es recomendable utilizar ropa específica de running pero, dependiendo de la temperatura, se aconseja llevar una indumentaria u otra. Si la temperatura está en torno a los 10 grados, una buena opción es llevar una camiseta interior de tejido transpirable y una segunda capa de manga larga para aislarnos del frío. Las mallas para correr o unos shorts, dependiendo de nuestras preferencias, es la elección ideal.

 

Si la temperatura está por rondando los 5 grados o menos, es preferible llevar mallas o pantalones de tejido técnico, camiseta interior transpirable, una capa de manga larga que puede ser de tejido polar o Gore-Tex y una chaqueta que mantenga a raya el viento y la lluvia. También se puede valorar llevar gorro, guantes y medias de compresión.

 

2.  ¿A qué hora salgo a hacer running en invierno?

Dependerá en gran medida de nuestros gustos particulares pero, al haber menos horas de luz y bajar la temperatura, la mejor franja horaria para salir a hacer running es entre las 11:00 y las 13:00 horas. La temperatura es más elevada e incluso puede que podamos disfrutar un poquito del sol. Eso no quiere decir que no podamos salir a correr cuando haya caído el sol, pero la visibilidad es menor y la temperatura baja considerablemente.

 

3.  ¿Cuál es la mejor alimentación para hacer running en invierno?

La alimentación es clave para salir a correr en invierno. La estabilidad de tu temperatura corporal dependerá de la cantidad de calorías que ingieras. Es así de sencillo, cuantas más calorías ingieras, menos frío tendrás. Ahora bien, hay que mantener una alimentación sana y equilibrada. Los carbohidratos serán nuestros mayores aliados, nos aportarán la energía que necesitamos para afrontar nuestra ruta de running: pasta, patatas, avena, arroz integral o quinoa son muy buenas elecciones. Y no os olvidéis de hidrataros.

 

4.  ¿Qué ejercicios de calentamiento puedo realizar para hacer running en invierno?

El calentamiento, además de preparar nuestro cuerpo para la sesión y evitar lesiones, adquiere especial importancia en invierno porque eleva nuestra temperatura corporal. Podemos empezar con una carrera suave de 10 a 15 minutos, movimientos de articulaciones (cabeza, cadera, brazos, rodillas y tobillos) y, por último, realizar una serie de estiramientos o ejercicios de balanceo que preparen tus músculos y favorezcan el flujo sanguíneo. Te dejamos un pequeño vídeo para que puedas echarle un vistazo rápido antes de tu ruta de running.

 

 

Y eso es todo, ahora ya puedes disfrutar del running sin que el invierno sea un problema. ¡Es hora de correr!