España cuenta con numerosos campings preparados para dormir bien en tienda de campaña o en caravanas, muchas veces con grandes comodidades como baños y duchas, piscina, restaurante… Pero hay quién prefiere la llamada acampada libre, es decir, acampar en mitad de un bosque o montaña sin servicios y por qué negarlo, sin que nada te moleste más que el sonido de la propia naturaleza.

Lo que deberías saber si te planteas hacer acampada libre es que, primero de todo, no es tan sencillo como plantar tu tienda en cualquier sitio que te guste. La regulación en nuestro país es compleja y depende de muchos niveles de regulación: estatal, regional y municipal, entre otras. Puedes meterte en un buen lío si acampas libremente en cualquier sitio que te parezca. Así que lo que hay que buscar son zonas habilitadas para esta acampada libre. El blog de Conalforjas explica muy bien toda la regulación, e incluso han creado un mapa interactivo con sitios en los que puedes ir a acampar. Recuerda que en algunos casos deberás pedir permiso con antelación o pagar una tasa, así que infórmate bien.

Una vez has elegido el sitio para tu acampada libre, toca preparar el viaje. Como decíamos, debido a la complejidad de la normativa, lo mejor es que viajes lo más livianamente posible (si quisiéramos lujos, nos iríamos al camping, ¿no?). Por esta razón, intenta minimizar tu acampada a UNA sola tienda de campaña, y a ser posible de colores poco llamativos, que se integren bien en el paisaje. Recuerda llevar tu saco de dormir y una esterilla, o colchoneta, si no quieres clavarte todas las piedras del terreno. También puedes optar por hacer vivac (es decir, dormir al raso).
Lo mejor que puedes hacer es llevar comida que no requiera ser cocinada o calentada. Las cocinas de gas están bien para los campings, pero en las zonas de acampada, especialmente en veranos muy secos, puedes correr el riesgo de provocar un incendio. Así que puedes llevar bocadillos y fiambreras para cada comida, por ejemplo, ensaladas de pasta, legumbres, o similar. Llévate algunos snacks extra y fruta, sobre todo por si alguien sufriera un mareo o un bajón de azúcar. Y, sobre todo, mucha agua fresca (mantenla en la sombra). El café instantáneo será tu aliado por las mañanas. No te olvides de bolsas de basura para guardar tus desperdicios, deja el lugar igual o más limpio que lo dejaste.

Respecto al tema de ir al baño, en el caso que la zona de acampada no tenga un lugar específico, intenta hacerlo de forma discreta, en un lugar que no sea de paso, y a ser posible, intenta no echar mucho papel al suelo. Aunque el papel de baño es biodegradable, no sucede de un día para otro y puede colaborar en caso de incendio. Hay toallitas higiénicas que puedes llevar, ¡pero luego échalas en tu bolsa de la basura! Porque estas sí son muy tóxicas para el medio ambiente.

De acampada libre no es el momento de montar una fiesta en mitad del campo o la montaña, si no de disfrutar de la tranquilidad y solitud de la naturaleza. Así que evita llevar altavoces de música o luces muy fuertes que puedan molestar a la fauna local. Para entretenerte, es un buen momento de sacar algunos juegos de cartas o de mesa sencillos. No utilices fuego real para iluminarte – aunque las imágenes de fogaratas de las películas son muy románticas, son muy peligrosas. Utiliza linternas a pilas o con batería, las hay especiales de campada que se pueden colgar y hacen la luz justa y necesaria para iluminar un área cercana a la tienda sin molestar demasiado. Las luces frontales, que van sujetas a la cabeza, también son buena opción.

Otros objetos que pueden serte de utilidad durante una acampada son:
– Una navaja multiusos.
– Una vajilla de acampada – suelen ser plegables y ocupan muy poco.
– Antimosquitos – mejor que no sean aerosoles, para no fastidiar el medio ambiente.
– Bolsas impermeables – por si llueve, evitar que se te mojen tus enseres personales.
– Botiquín de primeros auxilios
– Batería portátil – para cargar los móviles o gps
– Nevera portátil con hielo – para aguantar en frío la bebida y comida que lo requiera
– Martillo especial para clavar y desclavar los clavos de la tienda
– Cinta americana

Sobre qué tipo de ropa llevar si vas de acampada, recuerda la máxima de viajar lo más ligero posible, pero nunca está de más:
– Pantalones de trekking: son transpirables, ligeros y resistentes a roces y caídas. Puedes ver nuestra selección para hombre y mujer en estos enlaces.
– Camiseta técnica de montaña: transpirables y cómodas, ideal durante el día (mira algunas de mujer y hombre aquí).
– Chaquetas de trekking: la temperatura de noche puede bajar bastante en la montaña, así que una chaqueta que no solo abrigue, si no sea cortavientos, impermeable y ocupe poco será tu mejor aliada. Mira algunas para hombre y mujer aquí.