Evita olores, machas y desgaste prematuro por un mal cuidado de tu ropa deportiva

La ropa deportiva técnica está pensada para ofrecerte el máximo rendimiento en cada una de las actividades que realices, por lo que está fabricada por materiales específicos y variados según tu deporte favorito. Lo más normal es encontrar tejidos naturales como el algodón y la lana, mezclados con algunos sintéticos para mejorar su elasticidad, transpirabilidad y resistencia. Esto hace que no sea fácil saber la mejor forma de mantener la ropa para que dure sin olores, desgaste o manchas. Hoy os damos algunos consejos para cuidar y lavar la ropa deportiva, y que os dure más tiempo.

 

Los olores y manchas que no se van ¡No es cuestión del lavado! Deja airear las prendas

El cuidado y limpieza de tu ropa deportiva no empieza en la lavadora, si no mucho antes. Los principales elementos que ensucian tu ropa técnica es la piel muerta, el sudor y quizá tierra, polvo, barro… por lo que no debería hacer falta temperaturas extremas para lavar este tipo de restos, pues las altas temperaturas no son amables con los tejidos técnicos. Si tienes problemas con olores y manchas que no se van, probablemente es por otros motivos.

Uno de los inconvenientes más habituales es que las prendas “huelen” incluso después de lavarse, o tienen manchas de sudor. Esto no es por lavar a baja temperatura, si no porque no dejas secar y airear la prenda sudada enseguida. Es un error muy común dejar la ropa en la bolsa deportiva horas (o días) antes de echarla a lavar, o en el cesto de la ropa sucia. Esto hará que las bacterias proliferen y se acomoden en tu ropa, causando los malos olores.

Así que es muy importante que una vez te quitas la ropa, la dejes “airear” para secar el sudor y la pongas a lavar lo antes posible. Si son prendas claras, para evitar manchas de sudor, puedes remojarlas un poco en agua para aclararlas antes de ponerlas a lavar. Lo mismo con bañadores que puedan tener cloro o sal, es recomendable escurrirlos en agua limpia antes de guardarlos en la bolsa.

 

No mezcles tu ropa deportiva con la ropa normal

Tampoco es recomendable dejar tu ropa deportiva usada entre la ropa normal en el cesto de la ropa sucia, pues el olor y la humedad – y las bacterias – pasarán a tu ropa de diario.

Si puedes, intenta lavar la ropa de deporte a parte de la diaria, o con tejidos similares (ropa de trabajo, pantalones gruesos, etc.). No la mezcles con prendas delicadas. Si son pocas prendas, puedes lavarlas a mano al momento con agua tibia y jabón suave, sin ser muy agresivo a la hora de frotar o retorcer la ropa, y ponerla a secar de inmediato.

 

Consejos para lavar la ropa deportiva en la lavadora

Antes de echar la ropa a la lavadora, vacía bolsillos, cierra cremalleras, botones, etc. para evitar que en los centrifugados se puedan enganchar, debilitando o rompiendo los tejidos de otras prendas. También puedes lavar las prendas coloridas del revés para preservarlas más. Si hay alguna prenda que tenga cuerdas, enganches de algún tipo, etc. puedes utilizar una bolsa de malla para separarla del resto, y evitar daños o roturas.

Ahora… ¿Cómo configuramos el programa de la lavadora? Primero de todo, no te olvides de revisar las etiquetas de tu ropa deportiva, seguramente tenga instrucciones de a qué temperatura máxima se puede lavar y otras condiciones. Aún así, aquí van algunas máximas que puedes seguir siempre:

  1. La ropa de algodón 100% (o incluso de 90%) puede ser lavada a temperaturas altas para quitar manchas de sudor y olores, con 60º será suficiente, y se pueden emplear centrifugados largos.
  2. Los tejidos con lana pueden ser más delicados, así que es mejor lavarlos a menos de 30º y con un programa de lavado para ropas delicadas. Existe la creencia de que solo se pueden lavar a mano, pero en realidad, hay programas de lavadora mucho más gentiles con estos tejidos que cuando uno frota y escurre a mano.
  3. Los tejidos sintéticos o mezclados, intenta seguir las instrucciones, pero nunca será recomendable pasar de los 30-40º a no ser que la etiqueta diga lo contrario, con programas de lavado cortos. Esto es así porque algunas fibras pueden estropearse y desgastarse con centrifugados intensivos o el calor.

La mayoría de ropa deportiva técnica suele encontrarse en el punto C. Si has aireado la ropa y la lavas enseguida, no hará falta utilizar una temperatura alta ni centrifugados intensivos. De hecho, algunas lavadoras ya tienen programas específicos para ropa deportiva, echa un ojo a las instrucciones. Suelen ser de duración media-corta, y a temperaturas frías o a 30-40º, y si puede ser sin centrifugados.

 

¿Qué jabón, detergente o suavizante utilizar para lavar la ropa deportiva?

Utiliza un detergente suave y neutro, y mejor líquido pues será más amable con las fibras que puedan tener algo de desgaste. No utilices suavizante, pues puede dañar los componentes técnicos y hacer que no funcionen como debieran, ya que se adhiere al tejido para dar esa textura suave, modificando su comportamiento. Por supuesto, ¡No utilices lejía! Pues dañará y debilitará la ropa. Si hay colores muy variados, puedes utilizar toallitas atrapacolor para evitar que se mezclen.

 

Secar la ropa deportiva: tenderla vs. secadora

Una vez termine de lavarse, tiende la ropa enseguida, para evitar de nuevo que las bacterias proliferen en la humedad y queden olores desagradables, y además, así evitarás que queden arrugadas en exceso.

No se recomienda utilizar secadora ya que puede dañar los tejidos sintéticos o los delicados. Cuelga la ropa al aire libre de las sisas de la manga o de las costuras, siempre lo más recta posible, pero sin deformarla al estirarla. Esto disminuirá las arrugas o deformaciones del tejido. Las pinzas mal colocadas pueden dejar marcas en la ropa o estropear las fibras, por eso es mejor ponerlas en las costuras y utilizar pinzas de silicona.

 

¿Puedo planchar la ropa deportiva tras lavarla?

Si sigues las instrucciones anteriores para tender, la mayoría de los tejidos técnicos suelen quedar sin arrugas. Pero si aún quieres planchar la prenda, comprueba la etiqueta. En todo caso, no te pases con el calor. Otra alternativa es usar un vaporizador (o el propio de la plancha) con algo de distancia para suavizar las arrugas sin dar calor con la plancha de forma directa. Si pasas la plancha y hay dibujos o partes plastificadas podrías quemarlos o despegarlos, así que nunca está de más utilizar un trapo de algodón o toalla como barrera protectora, y girar la prenda del revés.

Finalmente, dobla bien o cuelga la ropa deportiva hasta que la vuelvas a necesitar, siempre de manera que se deforme lo mínimo posible.