29 de enero de 2021

Ya escribimos un artículo sobre qué llevar en tu mochila para hacer senderismo en otoño y también en verano, en el cual recomendábamos llevar la comida necesaria no solo para la travesía, si no un poquito más por si fuera necesario. Hoy vamos a ahondar en algunos tipos de snacks y tentempiés que son ideales para cuando vas de ruta senderista – ya sea por su aporte calórico, por el poco espacio que ocupan o porque se mantienen en buen estado a pesar de las inclemencias meteorológicas.

Fruta de temporada

Fácil de conseguir y a buen precio, la fruta no ocupa mucho espacio y es una gran fuente de fibra, vitaminas, minerales y azúcares necesarios para recobrar energía de forma rápida. Además, la mayoría de fruta ya lleva su propio envoltorio (la piel), por lo que no tienes que malgastar plásticos o papeles. Eso sí, según la fruta necesitarás un cuchillo para pelarla. Los cítricos como mandarinas y naranjas son ideales, también las manzanas, peras, plátanos o kiwis. La sandía o el melón cortado a dados y guardado en un tupper pequeñito también es una buena forma de refrescarse en verano.

Bocadillos y sándwiches

Un bocadillo es esencial para la hora de la comida; te llena y te ayuda a recobrar fuerzas. Evita ingredientes que puedan estropearse con el calor (como la mayonesa), o que sean muy húmedos y te dejen el pan blando. Un sándwich vegetal con lechuga, tomate, pepino, huevo duro, atún es perfecto. El jamón y queso tampoco te fallarán nunca. Puedes optar por las salchichas, butifarras o las tortillas francesas, pero mejor si dejas que el aceite se absorba un poco (en una servilleta de papel, por ejemplo) para que el pan no quede muy blando.

Nueces, frutos secos y semillas

Es mejor comprarlos pelados, por la facilidad de comerlo y que ocuparán menos espacio. Pero está demostrado que este tipo de alimentos (las nueces son muy típicas como snack para senderistas) aportan una serie de vitaminas, minerales y carbohidratos esenciales para dar energía a nuestro cuerpo en nuestras rutas de trekking. Puedes ir picando durante el camino para asegurar que tienes un aporte de liberación lenta de energía durante la aventura.

Cecina o carnes encurtidas

La cecina, carne deshidratada normalmente de vacuno, es un snack perfecto para los senderistas que quieren un aporte calórico alto con un toque dulce, pues las hay de mil sabores. Por otro lado, fuets o longanizas, que puedes partir fácilmente con la mano o un cuchillo, también cumplirían la misma función.

Barritas energéticas de avena

Saladas o dulces, con fruta o chocolate, muy compactas y apenas ocupan espacio, es una opción muy válida para llevar encima y las encontrarás en muchos supermercados o tiendas especializadas. En Internet encontrarás también muchas recetas para hacerte en casa las barritas de avena, a tu gusto y con tus ingredientes favoritos. Liberan energía lentamente para ayudarte a aguantar todo el día. Recuerda que si llevan envoltorios de plástico, deberían volver a tu mochila y no quedarse en la montaña, que son muy contaminantes y peligrosos para la fauna local.

¿Se te ocurren más ideas de snacks sencillos y útiles para tus rutas de senderismo? ¡Cuéntanoslas!

28 de diciembre de 2020

La mayoría de senderistas prefieren la primavera y el otoño para realizar rutas de trekking, debido a los climas más temperados y a la belleza del paisaje durante los cambios de estaciones. Pero hacer rutas de senderismo en invierno también tiene su encanto, debido a algunos fenómenos naturales que solo se dan en esta época. Puedes descubrir rincones que normalmente están muy masificados, o que brillan diferente gracias al sol invernal, que está más bajo y crea escenarios de luz muy mágicos. ¡Te damos algunas ideas!

Foto de Alfonsoyamigos.es. Lee más sobre Pozo de las Nieves en su blog.

La Sierra de Guadarrama es muchas veces un secreto por descubrir para muchos senderistas. En ella puedes realizar la ruta senderista de unos 5 kilómetros del Pozo de la Nieves por sus montes y valles, los cuales se usaban tiempo atrás como neveros. Por este motivo, el mejor momento para descubrir la zona es invierno. Es de dificultad baja y apta para toda la familia (un desnivel de 200 metros), lo que es importante para la temporada invernal (que es cuando puede haber accidentes graves por ventiscas o nevadas). La ruta puede empezarse en el apeadero de Camorritos en Cercedilla, e incluir una de las cascadas más bellas y caudalosas en invierno (por la nieve) de Guadarrama.

 

 

Ruta por las Trincheras del Valle Perdido (Murcia)

 

Foto de Acclivis. Puedes leer más sobre las Trincheras del Valle perdido en su blog

Aquellos que gusten de incorporar elementos históricos a sus rutas de senderismo, disfrutarán como nadie de esta propuesta de 10 kilómetros a través de las trincheras de guerra del Valle Perdido, en Murcia. Es una ruta sencilla (con un desnivel de 500 metros y de tipo circular), en el que todavía hoy siguen apareciendo más hallazgos de la historia de la Guerra Civil Española. Por ahora, se pueden contemplar más de 10 trincheras y 3 refugios, un nido de ametralladoras, viviendas o polvorines, entre otros. Y como colofón, puedes incluir a tu ruta senderista el castillo de Portazgo, también en la zona.

 

Ruta de los Bufones de Pría en Llanes (Asturias)

Bufones de Pría en Asturias, foto de turismoasturias.es

 

Que no te sorprenda esta propuesta de ruta por la costa norte porque, aunque pueda parecer que las rutas más bellas en invierno son a través de bosques y montañas, los Bufones de Pría te cautivarán. En invierno llega el viento a la costa cantábrica y con ello, un espectacular oleaje que impacta contra el paisaje rocoso de la zona, y que provoca este fenómeno natural difícil de ver en otras ocasiones. Los bufones ocurren por la erosión del mar y lluvia en la roca caliza, creando grietas y chimeneas que conectan el mar con la tierra. Cuando el choque del oleaje provoca expulsión de aire comprimido en las galerías, así que con oleaje fuerte se expulsan chorros de agua con gran presión y altura. Por eso, si decides deleitarte por este paraje en sus 12 kilómetros de recorrido, aunque es accesible, recuerda tomar precaución y distancia con los bufones.

¿Tienes más recomendaciones para rutas de senderismo en invierno? ¡Compártelas con nosotros!

27 de noviembre de 2020

 

Ya entramos en diciembre, y llega la Navidad. Con ella, además de comilonas y luces por doquier, toca rompernos la cabeza para encontrar el regalo perfecto para todos los miembros de la familia. Si tienes un allegado que es aficionado a las excursiones por la montaña, al trekking y al senderismo, te ayudamos a encontrar un regalo perfecto que se adapte a tu presupuesto. Lo bueno de esta afición es que el equipamiento siempre es necesario, así que acertarás seguro.

 

Pantalón de trekking – desde 36,95€

 

Esta prenda de vestir siempre es necesaria, pues un pantalón de trekking tiene ventajas frente a cualquier pantalón normal, como su durabilidad y resistencia, son transpirables y flexibles, y también con tejido repelente al agua.

Por ejemplo, para los excursionistas más casual, tienes este pantalón tejano de trekking por solo 36,95€, con tejido elástico y con 5 bolsillos. Si buscas un pantalón técnico para trekking a buen precio, tienes el pantalón laboral por solo 38,95€, con tejido elástico y transpirables, 6 bolsillos insertados y refuerzo de rodilleras y culera, en varios colores. Si quieres un pantalón de trekking que no dejará indiferente, ya sea por su diseño moderno y sus prestaciones técnicas, tienes este pantalón de poliéster y elastán en color negro y burdeos (hay más combinaciones) por 54,95€, que además de ser flexible y transpirable, y estar reforzado anti-roturas, tiene un cinturón y bajos ajustables, es repelente del agua y cuenta con ribetes reflectantes.

Puedes ver una gran variedad de pantalones de trekking para hombre y para mujer de la marca catalana Sphere Pro en nuestra tienda, que seguro se adaptarán a tu presupuesto.

 

Chaquetas de trekking – desde 16,95€

 

Este es otro imprescindible en el armario de los excursionistas y senderistas, especialmente si disfrutan del trekking en otoño e invierno.

Un básico que nunca falla son las chaquetas polares. Para mujer, tenemos dos modelos a un precio increíble, la camiseta abierta térmica en negro por 16,95€ y la chaqueta micropolar en negro y rosa por 18,95€.

Los anoraks y chalecos para trekking también son muy bienvenidos cuando la temperatura no solo es baja, si no que hay humedad o lluvia, puesto que algunas son incluso impermeables. La esta chaqueta técnica de mujer en turquesa y negro a 47,95€ es un best seller, por su gran calidad – precio, y un diseño muy versátil, incluso para el día a día. Para hombre, tenemos esta impresionante chaqueta de poliéster y elastano por 68,95€, que cuenta con cremallera de ventilación para axilas y costuras termoselladas, para repeler el agua y cortar el viento, además de un diseño elegante y moderno.

Puedes encontrar en los siguientes enlaces todas las chaquetas de trekking para hombre y para mujer con una gran variedad de precios y modelos.

 

Gorros y bandanas – desde 5,95€

 

Las bandanas son un complemento divertido y muy bien de precio, que se puede utilizar tanto para realizar rutas de senderismo como para muchas otras actividades del día a día. Sirven para abrigar el cuello o como cubre-cabezas. Tenemos una gran variedad de diseños modernos y actuales, en varios colores, por solo 5,95€.

Por otro lado, los gorros de lana son imprescindibles para el senderismo en épocas frías, pues aíslan de la humedad y el frío, además que también pueden utilizarse en el día a día. Tenemos diferentes modelos de gorros unisex desde 11,95€.

 

Más accesorios: mochilas, zapatillas y otras herramientas

 

Si ya te has decidido por tu pantalón o chaqueta de trekking para regalar, puedes intentar encontrar otros complementos interesantes. Puedes leer muchas ideas en nuestros artículos sobre qué llevar en la mochila en excursiones de otoño y en excursiones de verano. Pero a continuación te listamos algunos imprescindibles:

  • Mochilas de trekking: suelen tener muchos bolsillos, llevar correas de múltiple ancla para mejor comodidad y ser impermeables. Algunas pueden llevar compartimentos térmicos para mantener la bebida fría o caliente, o para sujetar el saco de dormir, entre otros. Las puedes encontrar en tiendas deportivas y pueden ir desde los 30€, ¡hasta los 200€ o más!
  • Zapatillas y botas de trekking: Suelen ser de tejidos impermeables y resistentes a las rascadas, con suelas dentadas y de goma para mejor sujeción y evitar resbalones, y mucho mejor si llegan hasta el tobillo, pues evitan torceduras. Las encontrarás en tiendas de calzado tanto convencionales como de deporte, y suelen costar entre 50€ y 100€.
  • Botellas de agua reciclables: Ahora están muy de moda las botellas metálicas, de cristal o plásticos reciclables, que puedes rellenar una y otra vez, y suelen mantener el agua fresca más tiempo. Las encontrarás en infinidad de diseños y tamaños en cualquier tienda deportiva o del hogar, con precios entre 10€ y 30€
  • Saco de dormir ultraligero: Para los senderistas que disfrutan de la acampada encontrarán muy útil un saco de dormir que ocupe poco espacio, sea ligero y a la vez aislante. Los precios variarán según sus prestaciones, pero los hay desde los 30€ hasta los 150€.
  • Toalla plegable de microfibra: Las toallas de microfibra ocupan muy poco espacio y además son mucho más absorbentes que una toalla normal, y se secan mucho más rápido. Las hay en todos los estilos y tamaños en tiendas del hogar y deportivas, desde precios tan asequibles como 5€.
  • Smartwatch deportivo: Para aquellos que tengáis un presupuesto más elevado, podéis mirar relojes de Garmin, Xiaomi, Polar o Fitbit, entre otras marcas, para que los amantes del trekking puedan llevar un registro de su rendimiento. Algunos incluso cuentan con GPS y aviso a servicios de emergencia en caso de detectar anomalías. Los más básicos pueden costar entre 30 y 50€, pero aquellos con mayores prestaciones suelen rondar los 150-300€.

 

Estas son algunas ideas para regalar a los amantes del senderismo y el trekking. ¿Se te ocurren más? No te olvides de compartirlas con nosotros.

26 de octubre de 2020

Llega el otoño y es momento de disfrutar de la gama de colores rojos y ocres que tiñen nuestros bosques. Las temperaturas se vuelven más moderadas y además, es una buena época para disfrutar de la recolección de setas y frutos del bosque. Si tienes pensado salir de excursión para realizar alguna ruta de trekking en otoño, aquí van nuestros consejos sobre qué equipo llevar, y qué no debes olvidarte en tu mochila.

 

Antes que nada: ¡prepara bien tu ruta!

En otoño, aunque el clima es más temperado, podrían sorprenderte la neblina y la llovizna. No te olvides de llevar un mapa, ya sea físico o un GPS. Si utilizas el móvil, no te olvides de llevar una batería externa y ten presente si tendrás buena cobertura allí donde vas. También mira la previsión del tiempo, para que no te pille por sorpresa la fresca, la lluvia o la niebla. No te olvides de decir a gente de tu entorno donde vas.

 

¿Qué calzado llevar en otoño?

Como decimos, podemos esperar que muchas rutas de senderismo estén húmedas ya sea de la niebla o la lluvia matutina, o del día anterior. Por eso unas botas de montaña repelentes de la humedad serán tu mejor aliado. Se recomienda que tengan suela dentada, por si hay barro o zonas resbaladizas, asegurar que tus pisadas son firmes. Y también que tengan la caña hasta el tobillo. Llevar bien sujeto el tobillo te evitará torceduras por un resbalón. Los calcetines de lana son perfectos para filtrar el sudor y a la vez mantener la humedad alejada de tus pies, pues es un impermeable natural.

 

Hora de vestirse: ¿Qué ropa llevar para excursiones de otoño?

Con un clima temperado y propenso a la humedad, lo ideal será que lleves como base una camiseta de trekking transpirable y térmica. Si las temperaturas son altas, opta por la manga corta, si no, por la manga larga. Acompáñalo con un jersey o sudadera para las horas de fresca, como hemos comentado antes, la lana será tu mejor amiga para aislar la humedad de la niebla o la llovizna, pues es un impermeable natural. En cambio, el algodón, absorbe el agua, por lo que la sensación de frío podría aumentar, o sentir que la ropa “te pesa”.

No estaría de más una chaqueta impermeable por si hiciera frío o te sorprende la lluvia. En Dinamic Shop tenemos algunas que abrigan, aíslan de la humedad y además son muy ligeras, por lo que ocupan muy poco espacio en la mochila.

Los pantalones de trekking son ideales para tus excursiones de otoño porque también repelen la humedad i aíslan del frío, a la vez que son ligeros, siendo muy cómodos.

También puedes llevar una braga de cuello y un gorro por si las temperaturas son bajas o si hubiera algo de viento.

 

Cuidado con el sol de otoño

Aunque no tengas una sensación térmica alta, el sol de otoño, especialmente en zonas de montaña, también te puede quemar la piel. Así que aplícate crema solar en el rostro y manos frecuentemente.

 

No te olvides del agua y la comida

Siempre hay que llevar agua fresca en la mochila. Evita bebidas carbonatadas y el alcohol, o también las bebidas energéticas, pues en realidad, pueden deshidratar más. Si eres de los que necesita azúcar para seguir sus excursiones, opta por llevar contigo piezas de fruta de temporada, como las mandarinas. La fruta es la comida perfecta para aquellos que sufren de mareos. Por supuesto, lleva también tu bocadillo y algún snack por si las moscas. Y recuerda llevarte todos los desperdicios contigo.

 

Qué llevar si vas a recoger setas

Si eres de los que disfruta recolectando setas, seguro que llevarás contigo tu cesto o bolsa, y una navaja especial para setas. Si eres primerizo en la afición, lleva contigo alguien que pueda explicarte qué setas son comestibles. Puedes encontrar aplicaciones de móvil que también te ayudan a discernirlas, pero no te confíes.

 

Otras herramientas y utensilios que podrías utilizar

Nunca está de más llevar un pequeño kit de primeros auxilios con alcohol, gasas, tiritas… y llevar tu medicación regular en el caso que consumas alguna.

Dada la situación sanitaria actual, recuerda llevar tu gel desinfectante y mascarilla, pues mucha gente está optando por actividades de ocio en la naturaleza, haciendo que algunas rutas senderistas más “turísticas” tengan más gente de la habitual incluso en otoño.

Una navaja suiza y cordel siempre pueden ser de utilidad. ¡Y una bolsa de basura para tus desperdicios – recuerda dejar el bosque más limpio que lo encontraste!

Si el terreno no es plano y hay mucho barro, o está resbaladizo, también te puedes ayudar de un bastón de trekking.

 

En resumen…

En tu mochila deberías llevar:

  • Gorro, braga de cuello
  • Chaqueta impermeable
  • Crema solar
  • Agua fresca
  • Comida suficiente, fruta de temporada
  • Kit de primeros auxilios y tu medicación habitual
  • Herramientas como navaja suiza y cordel
  • Móvil con batería llena y batería externa
  • Mapa en papel o GPS
  • Gel desinfectante y mascarilla
  • Bolsa para la basura
  • Si te gusta recoger setas, una navaja especial y una bolsa para llevarlos.
  • Calcetines de recambio, por si se te mojaran los pies.

Tu equipo debería ser:

  • Calzado adecuado (transpirable, impermeable, que sujete el tobillo y con suela con agarre)
  • Chaqueta impermeable, por si hay humedad, niebla o lluvia
  • Pantalones de trekking largos, impermeables y cómodos
  • Camisetas de trekking, transpirables y resistentes
  • Jersey o sudadera, mejor de lana que aísla de la humedad
  • Calcetines de lana, mejor altos para evitar rozaduras de las botas

 

25 de septiembre de 2020

Evita olores, machas y desgaste prematuro por un mal cuidado de tu ropa deportiva

La ropa deportiva técnica está pensada para ofrecerte el máximo rendimiento en cada una de las actividades que realices, por lo que está fabricada por materiales específicos y variados según tu deporte favorito. Lo más normal es encontrar tejidos naturales como el algodón y la lana, mezclados con algunos sintéticos para mejorar su elasticidad, transpirabilidad y resistencia. Esto hace que no sea fácil saber la mejor forma de mantener la ropa para que dure sin olores, desgaste o manchas. Hoy os damos algunos consejos para cuidar y lavar la ropa deportiva, y que os dure más tiempo.

 

Los olores y manchas que no se van ¡No es cuestión del lavado! Deja airear las prendas

El cuidado y limpieza de tu ropa deportiva no empieza en la lavadora, si no mucho antes. Los principales elementos que ensucian tu ropa técnica es la piel muerta, el sudor y quizá tierra, polvo, barro… por lo que no debería hacer falta temperaturas extremas para lavar este tipo de restos, pues las altas temperaturas no son amables con los tejidos técnicos. Si tienes problemas con olores y manchas que no se van, probablemente es por otros motivos.

Uno de los inconvenientes más habituales es que las prendas “huelen” incluso después de lavarse, o tienen manchas de sudor. Esto no es por lavar a baja temperatura, si no porque no dejas secar y airear la prenda sudada enseguida. Es un error muy común dejar la ropa en la bolsa deportiva horas (o días) antes de echarla a lavar, o en el cesto de la ropa sucia. Esto hará que las bacterias proliferen y se acomoden en tu ropa, causando los malos olores.

Así que es muy importante que una vez te quitas la ropa, la dejes “airear” para secar el sudor y la pongas a lavar lo antes posible. Si son prendas claras, para evitar manchas de sudor, puedes remojarlas un poco en agua para aclararlas antes de ponerlas a lavar. Lo mismo con bañadores que puedan tener cloro o sal, es recomendable escurrirlos en agua limpia antes de guardarlos en la bolsa.

 

No mezcles tu ropa deportiva con la ropa normal

Tampoco es recomendable dejar tu ropa deportiva usada entre la ropa normal en el cesto de la ropa sucia, pues el olor y la humedad – y las bacterias – pasarán a tu ropa de diario.

Si puedes, intenta lavar la ropa de deporte a parte de la diaria, o con tejidos similares (ropa de trabajo, pantalones gruesos, etc.). No la mezcles con prendas delicadas. Si son pocas prendas, puedes lavarlas a mano al momento con agua tibia y jabón suave, sin ser muy agresivo a la hora de frotar o retorcer la ropa, y ponerla a secar de inmediato.

 

Consejos para lavar la ropa deportiva en la lavadora

Antes de echar la ropa a la lavadora, vacía bolsillos, cierra cremalleras, botones, etc. para evitar que en los centrifugados se puedan enganchar, debilitando o rompiendo los tejidos de otras prendas. También puedes lavar las prendas coloridas del revés para preservarlas más. Si hay alguna prenda que tenga cuerdas, enganches de algún tipo, etc. puedes utilizar una bolsa de malla para separarla del resto, y evitar daños o roturas.

Ahora… ¿Cómo configuramos el programa de la lavadora? Primero de todo, no te olvides de revisar las etiquetas de tu ropa deportiva, seguramente tenga instrucciones de a qué temperatura máxima se puede lavar y otras condiciones. Aún así, aquí van algunas máximas que puedes seguir siempre:

  1. La ropa de algodón 100% (o incluso de 90%) puede ser lavada a temperaturas altas para quitar manchas de sudor y olores, con 60º será suficiente, y se pueden emplear centrifugados largos.
  2. Los tejidos con lana pueden ser más delicados, así que es mejor lavarlos a menos de 30º y con un programa de lavado para ropas delicadas. Existe la creencia de que solo se pueden lavar a mano, pero en realidad, hay programas de lavadora mucho más gentiles con estos tejidos que cuando uno frota y escurre a mano.
  3. Los tejidos sintéticos o mezclados, intenta seguir las instrucciones, pero nunca será recomendable pasar de los 30-40º a no ser que la etiqueta diga lo contrario, con programas de lavado cortos. Esto es así porque algunas fibras pueden estropearse y desgastarse con centrifugados intensivos o el calor.

La mayoría de ropa deportiva técnica suele encontrarse en el punto C. Si has aireado la ropa y la lavas enseguida, no hará falta utilizar una temperatura alta ni centrifugados intensivos. De hecho, algunas lavadoras ya tienen programas específicos para ropa deportiva, echa un ojo a las instrucciones. Suelen ser de duración media-corta, y a temperaturas frías o a 30-40º, y si puede ser sin centrifugados.

 

¿Qué jabón, detergente o suavizante utilizar para lavar la ropa deportiva?

Utiliza un detergente suave y neutro, y mejor líquido pues será más amable con las fibras que puedan tener algo de desgaste. No utilices suavizante, pues puede dañar los componentes técnicos y hacer que no funcionen como debieran, ya que se adhiere al tejido para dar esa textura suave, modificando su comportamiento. Por supuesto, ¡No utilices lejía! Pues dañará y debilitará la ropa. Si hay colores muy variados, puedes utilizar toallitas atrapacolor para evitar que se mezclen.

 

Secar la ropa deportiva: tenderla vs. secadora

Una vez termine de lavarse, tiende la ropa enseguida, para evitar de nuevo que las bacterias proliferen en la humedad y queden olores desagradables, y además, así evitarás que queden arrugadas en exceso.

No se recomienda utilizar secadora ya que puede dañar los tejidos sintéticos o los delicados. Cuelga la ropa al aire libre de las sisas de la manga o de las costuras, siempre lo más recta posible, pero sin deformarla al estirarla. Esto disminuirá las arrugas o deformaciones del tejido. Las pinzas mal colocadas pueden dejar marcas en la ropa o estropear las fibras, por eso es mejor ponerlas en las costuras y utilizar pinzas de silicona.

 

¿Puedo planchar la ropa deportiva tras lavarla?

Si sigues las instrucciones anteriores para tender, la mayoría de los tejidos técnicos suelen quedar sin arrugas. Pero si aún quieres planchar la prenda, comprueba la etiqueta. En todo caso, no te pases con el calor. Otra alternativa es usar un vaporizador (o el propio de la plancha) con algo de distancia para suavizar las arrugas sin dar calor con la plancha de forma directa. Si pasas la plancha y hay dibujos o partes plastificadas podrías quemarlos o despegarlos, así que nunca está de más utilizar un trapo de algodón o toalla como barrera protectora, y girar la prenda del revés.

Finalmente, dobla bien o cuelga la ropa deportiva hasta que la vuelvas a necesitar, siempre de manera que se deforme lo mínimo posible.

28 de agosto de 2020

Quedan ya pocas semanas de verano, y todavía tienes tiempo de hacer alguna escapada por España. ¿Qué tal visitar alguno de los preciosos embalses, ríos y costas en los que podrías practicar deportes acuáticos como el Kayak? Es una actividad tranquila que se puede realizar a nivel aficionado, en pareja, con familia o amigos, y te permite conocer nuestra hermosa geografía de forma diferente. ¡Aquí tienes nuestras recomendaciones!

 

Congost de Mont-Rebei, entre Huesca y Lérida

El río de la Noguera Ribagorçana atraviesa el Montsec y crea un precioso congosto lado a lado de 7 kilómetros con un paisaje inigualable en nuestro país. Casi salido de una película, podrás realizar kayak por Mont-Rebei durante unas 4h con aguas muy tranquilas, admirando sus altos desfiladeros y algunas joyas de arte románico. Aunque en los últimos años se ha popularizado algo más, su relativa lejanía de grandes ciudades hace que no esté masificado. Se puede realizar con niños. Además de navegar en Kayak, puedes optar por realizar algunas de sus espectaculares rutas a pie en los puentes (naturales o de madera) que hay construidos en sus paredes.

 

Río Ulla en Galicia

La mejor forma de combatir el calor veraniego es viajar hasta el norte cantábrico de nuestro país. Además de la deliciosa y abundante gastronomía pesquera que puedes deleitar, ¿por qué no aprovechas para hacer una ruta en Kayak por el Río Ulla? Con un total de 132 kilómetros, hay tramos para todos los niveles. Navegarás entre los preciosos bosques gallegos de robles, alisos, sauces y fresnos, y podrás observar patos y garzas. Una vista espectacular es cuando la ruta pasa por el Puente de Gundián. Si es tu primera vez, el tramo último hasta la desembocadura del Arosa es tranquilo y perfecto para iniciarte. Infórmate con la compañía de Kayaks de cuál es la mejor opción si viajas con niños.

 

Parque Natural del Cabo de Gata, en Almería

También se puede practicar kayak en el mar, y qué mejor lugar para hacerlo que en el hermoso Cabo de Gata, para disfrutar de cerca del Arrecife de las Sirenas y el famoso faro que corona el cabo, además de su paisaje su curioso volcánico. Puedes combinar el kayak con el esnórquel y descubrir por qué la zona está protegida: un rico y colorido fondo marino te aguarda para sorprenderte, sintiendo que estás en un pequeño paraíso. También es una buena forma de llegar a las secretas calas inaccesibles que pueblan el cabo, y disfrutar de la playa con tranquilidad.

 

La ruta Fenicia, en Murcia

Aviso a navegantes, esta ruta es recomendada para aquellos que ya tengan más experiencia. Va desde el Mar Menor hasta el puerto de Cartagena, y dura unas 48h. Son 50 kilómetros de recorrido, algunos de ellos por mar abierto, aunque la Costa Cálida es tranquila, y podrás disfrutar de su pequeña red de islitas y playas vírgenes y difícilmente accesibles si no es por mar. Así que es mejor estar preparado, hacerlo en compañía y siempre asegurándose con profesionales de si la climatología acompaña. Entre finales de mayo e inicio de junio se suelen congregar los aficionados al kayak para realizar la ruta juntos, es todo un espectáculo. Se pasa la noche en una preciosa playa virgen.

 

Los Gigantes, en Tenerife

Si te vas de vacaciones a Tenerife, la mejor forma de disfrutar de los acantilados de los Gigantes es con una ruta en Kayak. Si bien también hay opciones para todos los niveles, puesto que las aguas son tranquilas, hay que informarse bien y mejor ir con guía. Para los más avanzados, pueden disfrutar de algunas de las pendientes Acantilado de los Gigantes, todo un desafío para los veteranos del kayak. Además, existen paquetes de compañías que realizan rutas de ida en Kayak y vuelta en barco, por zonas en las que puede haber avistamiento de ballenas y delfines. Una oportunidad única si te encuentras en las Islas Canarias.

 

¿Te animas a recorrer España en Kayak? ¿Conoces otros lugares que vale la pena visitar practicando este deporte acuático? ¡Explícanoslo!

23 de julio de 2020

España cuenta con numerosos campings preparados para dormir bien en tienda de campaña o en caravanas, muchas veces con grandes comodidades como baños y duchas, piscina, restaurante… Pero hay quién prefiere la llamada acampada libre, es decir, acampar en mitad de un bosque o montaña sin servicios y por qué negarlo, sin que nada te moleste más que el sonido de la propia naturaleza.

Lo que deberías saber si te planteas hacer acampada libre es que, primero de todo, no es tan sencillo como plantar tu tienda en cualquier sitio que te guste. La regulación en nuestro país es compleja y depende de muchos niveles de regulación: estatal, regional y municipal, entre otras. Puedes meterte en un buen lío si acampas libremente en cualquier sitio que te parezca. Así que lo que hay que buscar son zonas habilitadas para esta acampada libre. El blog de Conalforjas explica muy bien toda la regulación, e incluso han creado un mapa interactivo con sitios en los que puedes ir a acampar. Recuerda que en algunos casos deberás pedir permiso con antelación o pagar una tasa, así que infórmate bien.

Una vez has elegido el sitio para tu acampada libre, toca preparar el viaje. Como decíamos, debido a la complejidad de la normativa, lo mejor es que viajes lo más livianamente posible (si quisiéramos lujos, nos iríamos al camping, ¿no?). Por esta razón, intenta minimizar tu acampada a UNA sola tienda de campaña, y a ser posible de colores poco llamativos, que se integren bien en el paisaje. Recuerda llevar tu saco de dormir y una esterilla, o colchoneta, si no quieres clavarte todas las piedras del terreno. También puedes optar por hacer vivac (es decir, dormir al raso).
Lo mejor que puedes hacer es llevar comida que no requiera ser cocinada o calentada. Las cocinas de gas están bien para los campings, pero en las zonas de acampada, especialmente en veranos muy secos, puedes correr el riesgo de provocar un incendio. Así que puedes llevar bocadillos y fiambreras para cada comida, por ejemplo, ensaladas de pasta, legumbres, o similar. Llévate algunos snacks extra y fruta, sobre todo por si alguien sufriera un mareo o un bajón de azúcar. Y, sobre todo, mucha agua fresca (mantenla en la sombra). El café instantáneo será tu aliado por las mañanas. No te olvides de bolsas de basura para guardar tus desperdicios, deja el lugar igual o más limpio que lo dejaste.

Respecto al tema de ir al baño, en el caso que la zona de acampada no tenga un lugar específico, intenta hacerlo de forma discreta, en un lugar que no sea de paso, y a ser posible, intenta no echar mucho papel al suelo. Aunque el papel de baño es biodegradable, no sucede de un día para otro y puede colaborar en caso de incendio. Hay toallitas higiénicas que puedes llevar, ¡pero luego échalas en tu bolsa de la basura! Porque estas sí son muy tóxicas para el medio ambiente.

De acampada libre no es el momento de montar una fiesta en mitad del campo o la montaña, si no de disfrutar de la tranquilidad y solitud de la naturaleza. Así que evita llevar altavoces de música o luces muy fuertes que puedan molestar a la fauna local. Para entretenerte, es un buen momento de sacar algunos juegos de cartas o de mesa sencillos. No utilices fuego real para iluminarte – aunque las imágenes de fogaratas de las películas son muy románticas, son muy peligrosas. Utiliza linternas a pilas o con batería, las hay especiales de campada que se pueden colgar y hacen la luz justa y necesaria para iluminar un área cercana a la tienda sin molestar demasiado. Las luces frontales, que van sujetas a la cabeza, también son buena opción.

Otros objetos que pueden serte de utilidad durante una acampada son:
– Una navaja multiusos.
– Una vajilla de acampada – suelen ser plegables y ocupan muy poco.
– Antimosquitos – mejor que no sean aerosoles, para no fastidiar el medio ambiente.
– Bolsas impermeables – por si llueve, evitar que se te mojen tus enseres personales.
– Botiquín de primeros auxilios
– Batería portátil – para cargar los móviles o gps
– Nevera portátil con hielo – para aguantar en frío la bebida y comida que lo requiera
– Martillo especial para clavar y desclavar los clavos de la tienda
– Cinta americana

Sobre qué tipo de ropa llevar si vas de acampada, recuerda la máxima de viajar lo más ligero posible, pero nunca está de más:
– Pantalones de trekking: son transpirables, ligeros y resistentes a roces y caídas. Puedes ver nuestra selección para hombre y mujer en estos enlaces.
– Camiseta técnica de montaña: transpirables y cómodas, ideal durante el día (mira algunas de mujer y hombre aquí).
– Chaquetas de trekking: la temperatura de noche puede bajar bastante en la montaña, así que una chaqueta que no solo abrigue, si no sea cortavientos, impermeable y ocupe poco será tu mejor aliada. Mira algunas para hombre y mujer aquí.

16 de junio de 2020

Pronto empieza la nueva normalidad, y podremos volver a hacer excursiones y caminatas de trekking por cualquier provincia española. ¡Y hay que prepararse bien! Si bien hay una serie de consejos básicos que siempre ha sido importante seguir cuando paseas por la montaña, no está de más recordarlas y añadir algunos nuevos consejos para que la salud sea lo primordial.

 

Prepara bien tu ruta y asegúrate que alguien sabe dónde estás

¡No es momento de saturar los servicios de emergencias con excursionistas despistados! Así que no olvides llevar contigo un mapa (en papel o digital) y un teléfono móvil, con una batería externa de repuesto, por si fuera necesario cargarlo. Recuerda cumplir las normativas de mínimo y máximo de acompañantes de cada zona.

Recuerda llevar calzado adecuado a la ruta que vas a realizar. Lo ideal es calzado transpirable a la vez que impermeable, que te sujete el tobillo para evitar torceduras y que tenga una suela con buen agarre para evitar deslices.

 

Combatir el calor es primordial: mira la previsión del tiempo y equípate acorde

El tiempo en la montaña es cambiante también en verano y puede llegar a extremos entre la mañana, el mediodía y la noche. Las tormentas imprevistas son también muy peligrosas, así que no olvides comprobar la previsión del tiempo y llevar un sistema de alertas en tu móvil.

Puede que a primera hora de la mañana y a partir de que oscurezca la temperatura sea baja, así que contar con una chaqueta de trekking ligera y fácil de guardar cuando ya no la necesites es tu mejor aliada. Si encima es impermeable, mucho mejor, te servirá en caso de lluvia.

Es importante llevar ropa de montaña que no solamente sea resistente, si no que sea transpirable y flexible. Al mediodía puede hacer muchísimo calor, especialmente en cimas donde ya no hay grandes arboledas, y corres peligro de sufrir un golpe de calor.

Llevar tejanos puede ser una mala idea, porque no son flexibles y son calurosos. El pantalón de chándal se puede romper con facilidad. La mejor opción es contar con unos pantalones de trekking (de hombre o mujer), pues están fabricados en tejidos resistentes, pero ligeros y cómodos. La misma lógica aplica para las camisetas, opta por camisetas técnicas que sean transpirables y cómodas.

 

Cuidado con las insolaciones y las quemaduras solares

En la montaña, el sol es traicionero. Puede que no haga excesivo calor, pero el sol puede quemarte la piel aún habiendo nubes, así que no olvides llevar crema solar y aplicarla con frecuencia.

Por la misma razón, corres peligro de sufrir una insolación. Recuerda llevar contigo una gorra, gafas de sol y mucha agua. Comida con azúcar también es tu aliada, como la fruta, en el caso de que sufras mareos o bajadas de presión.

 

Otras herramientas y utensilios que podrías necesitar

Es fácil dar un traspiés y hacerse un rasguño o herida. Así que llevar un pequeño kit de primeros auxilios con alcohol, gasas y tiritas es buena idea. Recuerda llevar tu medicación habitual si es que consumes alguna.

Si pretendes ir a lugares turísticos o en los que podría haber más  gente (como un refugio) no te olvides del gel desinfectante y la mascarilla, y de seguir las recomendaciones de distanciamiento social.

Una pequeña navaja suiza y algo de cordel podrían ser también de utilidad.

Por último, recuerda que la montaña no es un vertedero, así que llevar una pequeña bolsa de plástico para ir acumulando tus desperdicios hasta que encuentres un lugar donde desecharlo es la mejor opción.

 

En resumen…

En tu mochila deberías llevar:

  • Gafas de sol
  • Crema solar
  • Agua fresca
  • Comida suficiente
  • Kit de primeros auxilios y tu medicación habitual
  • Herramientas como navaja suiza y cordel
  • Móvil con batería llena y batería externa
  • Mapa en papel o digital
  • Gel desinfectante y mascarilla
  • Bolsa para la basura

Tu equipo debería ser:

  • Calzado adecuado (transpirable, impermeable, que sujete el tobillo y con suela con agarre)
  • Chaqueta ligera de trekking, en el caso de cambio de temperatura o lluvias
  • Pantalones de trekking largos, resistentes y cómodos
  • Camisetas de trekking, transpirables y resistentes
X